Página
Digital

Página Digital

martes, septiembre 27, 2022

Potosí - Bolivia

55 años
La Potencia Informativa
Radio en Vivo
InicioInternacionalFalleció la Reina...

Falleció la Reina Isabel II

* Durante 70 años condujo a su país y su partida es lamentada por la sociedad inglesa

Londres, RFI

Poco más de un año después de la muerte de su marido, el príncipe Felipe, fallecido el 9 de abril de 2021, la soberana británica Isabel II ha fallecido este jueves 8 de agosto de 2022, a la edad de 96 años. Su largo reinado, que duró setenta años, deja tras de sí una monarquía fortalecida, en sintonía con la moderna sociedad inglesa, menos tradicional y más cosmopolita.

El Reino Unido está huérfano. El Palacio de Buckingham ha anunciado oficialmente la muerte de la Reina Isabel II. La difunta monarca, que cumplió 70 años en junio, llevaba casi un año con su salud deteriorada, sin que se hayan especificado las causas. Durante varios meses, rara vez había aparecido en público. Su última aparición fue el 6 de septiembre, cuando Liz Truss fue nombrada Primera Ministra.

Hoy, toda Albión está de luto por la pérdida de su soberana. Exhaló su último aliento en el castillo de Balmoral, en Escocia, donde se encontraba en su tradicional retiro de verano desde el 21 de julio. Al frente de su país desde 1952, fue la base inamovible en torno a la cual se construyó la historia de la Inglaterra poscolonial, llena de ruido y furia.

Se pasa una página de la historia

Nada más conocerse la noticia, decenas de miles de londinenses y turistas de todas las edades acudieron al centro de la capital para inclinarse ante las puertas del Palacio de Buckingham, residencia oficial de la monarca británica. Frente a la gran puerta de hierro forjado, depositaron una rosa, un ramo o una nota en homenaje a su Reina. Algo desconcertados, los visitantes de más edad permanecieron durante mucho tiempo frente a las puertas, levantando sus ojos empañados hacia el balcón vacío del palacio desde el que la Reina, siempre impecablemente vestida, ha saludado tantas veces a la multitud, rodeada de su familia y amigos. El pueblo británico tendrá que aprender a vivir sin la presencia tranquilizadora de la mujer que, en cualquier circunstancia, encarnaba lo mejor de la historia milenaria de su país.

“Su Majestad la Reina Isabel II encarnó la continuidad y la unidad de la nación británica durante más de 70 años. La recuerdo como una amiga de Francia, una reina de buen corazón que ha dejado una impresión duradera en su país y en su siglo”, escribió el presidente francés en su cuenta de Twitter.

“Reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y de sus demás reinos y territorios, jefa de la Commonwealth, defensora de la fe” era el título oficial de Isabel II, la cabeza coronada más antigua de Europa. El 9 de septiembre de 2015 batió el récord de longevidad en el poder que ostentaba su tatarabuela, la reina Victoria, que había reinado durante 63 años, siete meses y dos días. Isabel II estaba en la cima de su popularidad, como demuestran los homenajes que se le rindieron en todo el reino y en toda la Commonwealth durante las celebraciones del septuagésimo aniversario de su reinado el pasado mes de junio.

Isabel II era una pieza viva de la historia. ¿No fue acaso la interlocutora de quince primeros ministros británicos y trece presidentes estadounidenses? En su boda con el Príncipe Felipe en 1947, Gandhi le envió un taparrabos hecho con una tela que él mismo había tejido. La Reina ha recibido en el Palacio de Buckingham a los líderes más prestigiosos del mundo, desde De Gaulle a Nelson Mandela, Walesa, Nehru, Tito, el emperador Akihito y el matrimonio Biden, por citar sólo algunos. La primera página de esta larga historia se cerró el 9 de abril de 2021, con la muerte de su marido, el Príncipe Felipe, a la edad de 99 años y tras más de setenta años de matrimonio. Gracias a su longevidad, la pareja se había convertido en un símbolo de la permanencia de la monarquía británica.

Cuando la futura soberana nació en 1926, Inglaterra aún gobernaba un vasto imperio mundial sobre el que, como dice el refrán, nunca se ponía el sol. Vivió la Segunda Guerra Mundial, la descolonización, el inicio y el fin de la Guerra Fría, la entrada del Reino Unido en Europa, el fin del Estado del bienestar en Inglaterra, la paz en Irlanda y, por último, el “Brexit” (abreviatura de “salida británica”), votado por la mayoría de los británicos el 23 de junio de 2016. La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, que finalmente se produjo el 31 de enero de 2020 después de tres años y medio de caos político, supuso un importante punto de inflexión histórico para la sociedad británica, que se dividió entre los que estaban a favor del Brexit y los que estaban en contra. Se ha mantenido inquebrantablemente neutral durante el psicodrama y se ha limitado a detenerse, en su discurso de Navidad de 2019, en las conmemoraciones del desembarco de Normandía, cuyo 75º aniversario se acaba de conmemorar, llamando a los británicos a superar sus divisiones para salvaguardar “la libertad y la democracia ganadas para nosotros a tan alto coste”.

Encarnó a su manera los numerosos cambios que marcaron a su país durante su largo reinado, sin dejar de ser una monarca constitucional que no se inmiscuyó en los asuntos de gobierno. Era “una verdadera reina moderna”, en palabras de François Mitterrand, que se codeó con ella en muchas ocasiones.

Conductora de ambulancia durante la guerra

A pesar de los 41 cañonazos que anunciaron su nacimiento el 21 de abril de 1926, en los primeros años de la vida de la futura Isabel II parecía improbable que llegara a llevar la corona británica. Era hija del hijo menor del rey Jorge V (nieto de la reina Victoria). Según la tradición, el trono debía recaer en el hijo mayor del rey que, a la muerte de su padre en 1936, sucedió al trono como Eduardo VIII. Pero su aventura con una mujer estadounidense dos veces divorciada y sus planes de casarse con ella sumieron al país en una grave crisis constitucional. Tras unos meses de un reinado especialmente controvertido, el rey, obligado a elegir entre el reino y su amante, abdicó en favor de su hermano menor Alberto, padre de Isabel. Subió al trono como Jorge VI.

Estos acontecimientos cambiaron la vida de Isabel y de su hermana menor, Margarita, que habían crecido en una relativa intimidad familiar. Como princesa heredera, Isabel tuvo que aprender el duro trabajo de ser reina. Esto significó vivir bajo la constante égida del estricto protocolo, pero también aprender los deberes y limitaciones del cargo real. En este sentido, tuvo buenos maestros en sus padres, cuya actitud empática con la población durante el Blitz (bombardeo de Londres durante la Segunda Guerra Mundial) había hecho popular a la monarquía. La pareja real se negó a abandonar la capital durante la guerra.

La propia Elizabeth se unió al esfuerzo de guerra alistándose en las reservas del ejército en 1944 como conductora de ambulancias. Cuando terminó la guerra, empezó a acompañar a sus padres en sus viajes dentro del país y a los países de la Commonwealth. Su discurso de 1947 en un viaje a Sudáfrica, en el que se comprometió a “dedicar su vida a la gran familia imperial”, fue el modelo de una vida dedicada por completo al Reino Unido y a la Commonwealth.

La toma de conciencia de las pesadas responsabilidades de ser una futura reina no impidió a la joven princesa entablar un romance con su primo lejano, el príncipe Felipe de Grecia, también descendiente de la reina Victoria. Según la leyenda, se enamoró de él a los 13 años. La pareja se casó en 1947 y tuvo cuatro hijos: Charles (1948), Anne (1950), Andrew (1960) y Edward (1964).

Reina a los 26 años

Aunque estaba preparada psicológicamente para sus deberes reales, Isabel no esperaba que su padre falleciera tan pronto, a la edad de 56 años. Famoso por la película basada en su vida, El discurso del Rey, el monarca, incapaz de hablar en público, había conseguido, con el apoyo de su familia, superar su discapacidad y asumir su papel de primera figura del Imperio Británico. En 1952, Jorge VI murió repentinamente mientras dormía a causa de un cáncer de pulmón. La princesa heredera estaba de viaje en Kenia con su marido Felipe cuando se enteró de la muerte de su padre. Sólo tenía 26 años. Fue llevada a casa y entronizada al día siguiente de su muerte. Su coronación tuvo lugar 16 meses después en la Abadía de Westminster, en una brillante ceremonia transmitida en directo por radio y televisión.

La joven reina pronto se dio cuenta de que, como monarca constitucional, tenía muy poco poder. Su función política se limitaba a pronunciar el Discurso del Trono anual, redactado por el gobierno. Era sobre todo un símbolo de la continuidad del Estado. Pero se tomaba en serio sus audiencias privadas semanales con el Primer Ministro que, como líder de la mayoría elegida por el pueblo, determinaba la política del gobierno. Cuando Isabel II llegó al trono en 1952, el Primer Ministro al que se enfrentaba cada martes por la mañana no era otro que Winston Churchill. Este arquitecto de la victoria británica contra la Alemania nazi fue su mentor. La introdujo en los entresijos de la política nacional e internacional.

Dotada de una gran inteligencia política, la joven soberana se ganó rápidamente la confianza, interesándose de cerca por la marcha del país y del mundo, no dudando en dar a conocer sus puntos de vista sobre la política del gobierno a los sucesivos primeros ministros en sus reuniones semanales, al tiempo que se aseguraba de que sus opiniones políticas privadas no fueran ampliamente conocidas fuera de palacio. De hecho, durante su largo reinado, nadie podía decir si la Reina era de izquierdas o de derechas. Nunca concedió entrevistas a los periodistas. Lo único que se sabe es que era una trabajadora incansable, que estudiaba a fondo los periódicos y los despachos del número 10 de Downing Street (la residencia del Primer Ministro) todas las mañanas. En sus memorias, Margaret Thatcher, que se reunió con la Reina todas las semanas durante diez años, le rindió homenaje, llamando la atención sobre la diligencia con la que la Reina leía cada mañana importantes telegramas y despachos diplomáticos. “La Reina es, sin duda, la mujer con más experiencia y conocimientos del mundo”, escribió la Dama de Hierro.

De hecho, como la “mujer mejor informada del mundo”, Isabel II era consciente de las profundas divisiones que siguen atravesando su país sobre la conveniencia y el modo de separarse de la Unión Europea, que los británicos votaron por una estrecha mayoría en 2016. Sin embargo, no expresó su opinión sobre el tema, limitándose a pedir a su pueblo que se respete mutuamente en su tradicional discurso de Navidad.

Europa, la Commonwealth e Irlanda

Como jefa de Estado pragmática, Isabel II se enfrentó a grandes convulsiones sociopolíticas, abrazando instintivamente los cambios de la historia. En particular, facilitó la entrada del Reino Unido en la Unión Europea emprendiendo un histórico viaje a Alemania en 1965, que contribuyó en gran medida a curar el trauma de la Segunda Guerra Mundial.

Gran Bretaña también debe a Isabel II la transformación relativamente libre de dramas de su imperio en una Commonwealth multirracial, que pretende ser una asociación libre de antiguos territorios colonizados que se han independizado. La Reina se dio cuenta muy pronto de que el antiguo régimen colonial había llegado a su fin y que ayudar a los nuevos estados de las antiguas colonias británicas a desarrollarse y afirmarse era la mejor manera de salvaguardar los intereses económicos y políticos de la Gran Bretaña poscolonial. De ahí su presencia en 1961 en Accra, África Occidental, donde asistió a las celebraciones del aniversario de la independencia de Ghana junto a su presidente, Kwame N’Krumah.

En 1990, volvió a demostrar su habilidad política invitando a Nelson Mandela, recién salido de la cárcel, a la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno de la Commonwealth. Para estrechar los lazos con los países de la Commonwealth, realizó varias vueltas al mundo casi completas, desde los trópicos hasta las antípodas, siguiendo los pasos del cambiante Imperio. Otro ejemplo de su sentido del pragmatismo es el discurso que pronunció durante su viaje oficial a la República de Irlanda en mayo de 2011, que, a pesar de la polémica que suscitó, contribuyó a aliviar las tensiones vinculadas a siete siglos de ocupación británica de Irlanda. Esto selló la reconciliación entre los dos pueblos.

“Annus horribilis”

Mientras que políticamente Isabel II podía enorgullecerse con razón del balance positivo de sus años al frente de su reino, tenía más dificultades para proteger su vida familiar de la decadencia. Su reinado estuvo salpicado de escándalos relacionados con la vida íntima y las escapadas matrimoniales de sus hijos. Con la prensa sensacionalista y los canales privados implicados, estos asuntos han adquirido a veces proporciones épico-cómicas, convirtiendo a la familia real en el hazmerreír. Una de las últimas veces fue en 2019, cuando el príncipe Andrés, segundo hijo de Isabel II, fue acusado de mantener relaciones sexuales con menores de edad. El príncipe era, de hecho, un buen amigo del financiero estadounidense Jeffrey Epstein. El hombre era sospechoso de proporcionar prostitutas a personas poderosas de ambos lados del Atlántico, incluido el hijo de la Reina.

Fue en 1992, calificado como “annus horribilis” por la propia Reina, cuando la deriva de la familia real alcanzó su punto álgido, con el anuncio de la separación de tres de los cuatro hijos de los Windsor. Fue la dramática separación del príncipe heredero Carlos de su esposa, la popular princesa Diana, lo que dañó profundamente la imagen de la familia real, que se había convertido en el epítome de una familia disfuncional a los ojos de los británicos.

La propia imagen de la Reina quedó dañada cuando en 1997 la Princesa Diana murió en un accidente de coche en París, sumiendo al país en una crisis de histeria colectiva. La población se escandalizó y criticó a Isabel por su frialdad hacia su ex nuera. El trono se tambaleó, pero al hablar en televisión en alabanza de la “princesa del pueblo”, la Reina consiguió aliviar la tensión en el país. Gracias a su serenidad y a su capacidad de relacionarse con sus súbditos, Isabel II pudo poner a la opinión pública a su favor.

En cuanto a su familia, han tenido que esperar a las bodas de los nietos de Isabel II, Guillermo y Harry, en 2011 y 2018 respectivamente, para recuperar la estima del pueblo británico, apegado a la pompa real. Las dos bodas y los nacimientos de los bisnietos de la Reina aportaron un soplo de aire fresco a la monarquía. Sin embargo, la monarquía se topó con una mini tormenta cuando Harry y su esposa mestiza estadounidense, Meghan Markle, anunciaron a principios de 2020 que querían llevar una vida independiente, trasladándose a Norteamérica, lejos de los tabloides que no habían sido amables con Meghan. La decisión supuso un problema de estatus para los duques de Sussex, pero la Reina intervino y ayudó a aliviar la tensión dando su bendición al plan de la pareja, al tiempo que declaraba lo mucho que le entristecía verlos abandonar el redil real. Ella había puesto todo su empeño en su traslado, facilitando su asentamiento primero en Canadá y luego en California. Sin embargo, las cosas se agriaron entre la familia real británica y Harry y Meghan cuando, en marzo de 2021, la pareja real concedió una larga y explosiva entrevista en la televisión estadounidense, denunciando una institución demasiado “reaccionaria” para su gusto, incluso racista, e incapaz, según los Sussex, de adaptarse al giro multicultural de la sociedad británica.

A pesar de estas crisis familiares, que no dejaron de agravar los últimos años de su vida, la anciana soberana vio cómo su popularidad volvía a aumentar, gracias a su incansable acción en favor de su país. En 2015, con casi 90 años, podía presumir de haber realizado 341 viajes oficiales. La avalancha de apoyo popular a las celebraciones de su jubileo de platino en 2022 (70 años en el trono) fue una prueba del vínculo inquebrantable del pueblo británico con su monarquía. Especialmente con Isabel II, que supo desempeñar su labor de reina constitucional con dignidad, habilidad y comprensión instintiva de las expectativas de sus súbditos.

Su cercanía casi instintiva al pueblo británico explica probablemente por qué la corriente republicana que pedía la abolición de la monarquía nunca llegó a cuajar en el país durante el reinado de Isabel II. Según una reciente encuesta de YouGov, el 80% de los británicos tiene una opinión positiva de Isabel II y el 70% está a favor de la monarquía. Dado que Carlos, el sucesor de la difunta reina, tiene una personalidad más divisiva, existe un riesgo real de que aumente el republicanismo. A menos que el futuro rey, inspirado en el saber hacer de su madre, adopte la “distinguida y soberana discreción” que fue la principal marca del largo reinado de la difunta reina. Y probablemente también el secreto de su popularidad.

Últimas Noticias

Continua leyendo

Vehículo de la NASA chocó contra asteroide para desviarlo

* La colisión se dio a 20.000 kilómetros por hora AFP Misión cumplida. La nave espacial enviada por la NASA para desviar la trayectoria de un asteroide impactó este lunes su objetivo, como parte de una novedosa prueba de "defensa planetaria"...

Destituyeron a presidente del BID por sostener relación íntima con una subalterna

* Irene Mejía lo sustituirá interinamente Washington, AFP La asamblea de gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) destituyó este lunes a su presidente, Mauricio Claver-Carone, después de que una investigación concluyera que mantuvo una relación íntima con una subalterna, quebrantando...

La libra esterlina cae a sus niveles más bajos frente al dólar

* El hecho sólo tiene como antecedente a lo sucedido en 1971 El País Los mercados lo estaban pidiendo a gritos a lo largo de todo el lunes, y el Banco de Inglaterra (BdeI) se ha decidido a intervenir. En un...