Página
Digital

Página Digital

sábado, enero 20, 2024

Potosí - Bolivia

56 años
La Potencia Informativa
Radio en Vivo
Inicio¿Sabía usted?El ‘boom’ de...

El ‘boom’ de las estrellas artificiales cambia el cielo para siempre

Los nuevos operadores globales de internet planean lanzar en esta década medio millón de satélites, que alteran las observaciones astronómicas e inyectan en la atmósfera contaminantes, con riesgos potenciales para la capa de ozono

Los astrónomos han nombrado un nuevo objeto entre los más brillantes del cielo. No es ni una estrella ni un planeta: es uno Caminante azul 3, el prototipo de una nueva flota de decenas de satélites que proporcionarán conectividad 5G desde el espacio. Abordar el desafío tecnológico de estar conectados en cualquier parte del mundo nos está llevando a cruzar una nueva frontera. Después de que la civilización humana ha cambiado muchos paisajes y climas en todo el planeta, también está cambiando la apariencia del cielo nocturno.

A los ojos de todos, no sólo de los astrónomos, el cielo parecía completamente diferente en 2019. Luego, la compañía SpaceX de Elon Musk comenzó a desplegar Starlink, la mayor de las llamadas megaconstelaciones de satélites que están lanzando nuevos operadores que brindan cobertura global de Internet de alta velocidad (incluidos Amazon y OneWeb). Ahora este tipo de satélites han batido su récord de brillo, según un estudio publicado por la revista Naturalezacuando pensamos en ello Caminante azul 3 Una estrella estaría entre las diez más brillantes de las 9.096 estrellas que el ojo humano puede distinguir a simple vista.

Los autores del estudio advierten de que la actual proliferación descontrolada de estas estrellas artificiales supone un riesgo para la ciencia: «Todas las ramas de la astronomía observacional pueden verse afectadas». A pesar de las medidas que estamos tomando, estos satélites pueden confundirse con objetos astronómicos variables o «dejar residuos». en nuestros datos que tienen efectos inesperados”, afirma Meredith Rawls, que participó en la investigación de la Universidad de Washington (EE.UU.). Además, la comunidad astronómica está empezando a estudiar su impacto medioambiental. Dado que se prevé que cientos de miles de estos satélites estarán en órbita terrestre baja en unos pocos años, existe la preocupación de que contengan materiales que podrían causar daños a la capa de ozono.

Para los interesados ​​en la astronomía, estos cambios en el cielo representan un nuevo elemento que lo hace más dinámico. El espectáculo que ofrece un cielo nocturno muy oscuro ya no se compone únicamente de estrellas y planetas que vemos inmóviles sobre la bóveda celeste. Ahora también vemos a estos satélites moverse, y este movimiento los distingue de las estrellas naturales. Como explica el astrofísico Borja Tosar en sus conferencias de iniciación a la astronomía: “Los satélites no brillan porque tengan luz propia, sino que reflejan la luz del sol. Están construidos con materiales altamente reflectantes y por eso, aunque sean tan pequeños (los Starlinks son como una lavadora que utiliza un panel solar del tamaño de una casa rodante), los vemos tan brillantes como una estrella con un radio de millones de kilómetros, que se encuentra a varios años luz de distancia”. Tosar destaca especialmente cómo los trenes satélite Starlink llaman la atención al moverse en línea a una altitud de 550 kilómetros durante su ascenso a su órbita final. “Despiertan una gran curiosidad y a menudo recibo informes de personas que observan este fenómeno y creen haber visto un OVNI”, añade este experto.

Los aficionados y profesionales utilizan aplicaciones móviles de astronomía y sitios web como Heavens Above para saber exactamente cuándo pasará un satélite, por ejemplo. Caminante azul 3. Esta información es muy útil tanto para quienes buscan estas estrellas artificiales como para quienes intentan evitarlas. Óscar Blanco desempeña este doble papel. Enseña a los visitantes a identificarlos en el Centro Astronómico Trevinca que dirige en A Veiga (Ourense). Y consigue evitar los rayones que dejan los satélites en las astrofotos. Estas imágenes duran al menos varios segundos con la lente de la cámara abierta, convirtiendo los puntos en movimiento de los satélites en franjas que cruzan el cielo.

“Afortunadamente, los astrofotógrafos tienen programas informáticos que pueden borrar estas huellas de satélite. Sin embargo, esto requiere tomar múltiples imágenes y no siempre se pueden eliminar”, explica Blanco. El insomnio causado por los satélites, que en verano son visibles la mayor parte de la noche y alcanzan una altura considerable sobre el horizonte, sugiere los trastornos que las nuevas megaconstelaciones pueden suponer para la investigación astronómica.

Desde el desierto de Atacama (Chile), Jeremy Tregloan-Reed se dedica al estudio de exoplanetas. Es uno de los autores principales del artículo científico sobre el brillo de Caminante azul 3 y decidió investigarlo “porque se hablaba de que sería el principio del fin de la astronomía cuando se desplegara en noviembre de 2022. Pero lo mismo se dijo también cuando empezamos a ver destellos de los satélites Iridium a finales del siglo XX.

“BlueWalker 3” y el fin de la astronomía

Tregloan-Reed afirma en gran medida esto y por el momento no parece ser un gran problema. Pero puede suceder “si no se controla la proliferación y no se toman medidas para reducir la cantidad de luz solar reflejada por los satélites”. El sobrevuelo de un satélite con un brillo superior al límite recomendado de 7 podría arruinar imágenes enteras de ciertos telescopios, como el del Observatorio Vera C. Rubin [en construcción en el norte de Chile]“.

Y según los resultados de su reciente investigación, Caminante azul 3 Alcanza un brillo de magnitud 0,4. La cifra puede parecer tranquilizadora, pero no lo es: implica que el brillo es 437 veces superior al recomendado. Como deja claro Tregloan-Reed, la luminosidad de los cuerpos celestes se mide en una escala invertida: “Cuanto mayor es el brillo, menor es el número de magnitud; y también es una escala logarítmica, lo que significa que una reducción de cinco unidades significa que el objeto es 100 veces más brillante”.

Los expertos coinciden en que el problema no es este dispositivo en particular, sino que para 2030 probablemente habrá cientos de miles de satélites lanzados por muchas empresas diferentes. Caminante azul 3que ha batido récords gracias a su gigantesca antena de 64 metros cuadrados, es sólo una prueba para la nueva red del operador AST SpaceMobile, que contará con alrededor de 90 satélites hasta siete veces más grandes, según se dice pájaros azules. Eso los haría al menos tan brillantes como Sirio, la estrella más brillante del cielo

Estudiar el impacto en la capa de ozono

Según Galadí, mantener estos enjambres de cientos de miles de satélites provocaría que alguno de vez en cuando se estrellara y se desintegrara al reingresar a la atmósfera. «Esto inyecta cantidades de sustancias extrañas vaporizadas, como el aluminio, en las capas superiores de la atmósfera a un ritmo hasta diez veces mayor que el aporte natural de los meteoritos. Y la formación de óxidos de aluminio puede tener un impacto en la capa de ozono». explica el investigador.

Ante esta posibilidad teórica de daño a la capa de ozono, explorada en una comunicación del Simposio de La Palma, Galadí apunta a la necesidad de realizar más investigaciones para cuantificar estos impactos. Y critica que las empresas que lanzan megaconstelaciones de satélites no estén obligadas a realizar estos estudios de impacto ambiental en las capas superiores de la atmósfera porque no existen normas internacionales que regulen el uso de la órbita terrestre baja: “Es como el Salvaje Oeste”. “Ocupan una zona sin ley y pueden hacer lo que quieran”, añade.

A medida que la investigación sobre este nuevo tipo de contaminación comience a dar sus primeros pasos, se estudiará mucho más intensamente la contaminación lumínica que traerá esta proliferación de satélites. Jeremy Tregloan-Reed advierte: “Incluso si todos los operadores siguieran la recomendación de que sus satélites tuvieran un brillo máximo de magnitud 7 y, por lo tanto, no fueran visibles a simple vista, contribuirían a amplificar la luz de fondo del cielo”, según este Investigador Esto eliminaría las estrellas más débiles que el ojo humano puede ver desde el cielo si los más de medio millón de satélites previstos para 2030 se hacen realidad. Este riesgo lo confirman los datos de un reciente estudio del español Salvador Bará, publicado en astronomía natural. Y este efecto será más notorio en lugares donde el cielo ahora es más oscuro e ideal para observar las estrellas.

Para Meredith Rawls, esta nueva forma de contaminación lumínica es completamente diferente a la habitual, de la que podríamos escapar yendo a algún lugar alejado de ciudades y pueblos. “Sin embargo, los satélites orbitan alrededor de todo el planeta. Cuando todas estas megaconstelaciones estén terminadas, no habrá forma en la Tierra de observar un cielo nocturno oscuro y limpio”, lamenta Rawls.

Fuente: EL PAÍS

 

 

Últimas Noticias

Continua leyendo

El ‘hermano’ maligno de ChatGPT y otras amenazas de la inteligencia artificial generativa

FraudGPT es el hermano maligno de ChatGPT. Se promociona en la dark web y puede escribir un mensaje haciéndose pasar por un banco, crear malware o mostrar sitios web susceptibles de ser defraudados, según la plataforma de análisis de...

Meta y Facebook, en el ojo del huracán: 100.000 niños son acosados cada día en internet

El gigante tecnológico se enfrenta a una demanda importante por no proteger a los menores de los depredadores sexuales. La compañía niega las acusaciones Documentos internos de Meta advierten que cada día aproximadamente unos 100.000 niños son víctimas de acoso...

Luz verde para el primer filete cultivado a partir de células

El año pasado se aprobó la carne cultivada de pollo y ahora, por primera vez, la carne cultivada vacuna ha obtenido su aprobación. Menos de un año atrás, Estados Unidos aprobó la venta de carne de pollo cultivada en laboratorios....