Página
Digital

Página Digital

miércoles, febrero 8, 2023

Potosí - Bolivia

56 años
La Potencia Informativa
Radio en Vivo
Inicio¿Sabía usted?Sal en lugar...

Sal en lugar de gases invernadero en un nuevo sistema de climatización

Sal en lugar de gases invernadero en un nuevo sistema de climatización  Investigadores de Berkeley Lab han desarrollado un nuevo método de calefacción y refrigeración ‘ionocalórica’, que aprovecha la forma en que la energía se guarda o libera cuando un material cambia de fase.

Un ejemplo sería al pasar de hielo sólido a agua líquida. Al fundirse, un material absorbe calor del entorno, mientras que al solidificarse libera calor. El ciclo ionocalórico provoca este cambio de fase y temperatura mediante el flujo de iones (átomos o moléculas cargados eléctricamente) que proceden de una sal.

Los investigadores esperan que el método, presentado en la revista Science, pueda algún día proporcionar calefacción y refrigeración eficientes, que representan más de la mitad de la energía utilizada en los hogares, y ayudar a eliminar gradualmente los actuales sistemas de “compresión de vapor”, que utilizan como refrigerantes gases con un alto potencial de calentamiento global. La refrigeración ionocalórica eliminaría el riesgo de que esos gases se escapen a la atmósfera sustituyéndolos por componentes sólidos y líquidos.

“El panorama de los refrigerantes es un problema sin resolver: nadie ha desarrollado con éxito una solución alternativa que enfríe las cosas, funcione eficazmente, sea segura y no dañe el medio ambiente”, afirma en un comunicado Drew Lilley, ayudante de investigación en el Laboratorio de Berkeley y doctorando en la UC Berkeley que dirigió el estudio. “Creemos que el ciclo ionocalórico tiene potencial para cumplir todos esos objetivos si se realiza adecuadamente”.

Encontrar una solución que sustituya a los refrigerantes actuales es esencial para que los países cumplan los objetivos del cambio climático, como los de la Enmienda de Kigali (aceptada por 145 partes, incluido Estados Unidos en octubre de 2022). El acuerdo compromete a los signatarios a reducir la producción y el consumo de hidrofluorocarburos (HFC) en al menos un 80% en los próximos 25 años. Los HFC son potentes gases de efecto invernadero que se encuentran habitualmente en frigoríficos y sistemas de aire acondicionado, y pueden atrapar el calor con una eficacia miles de veces superior a la del dióxido de carbono.

El nuevo ciclo ionocalórico se suma a varios otros tipos de refrigeración “calórica” en fase de desarrollo. Estas técnicas utilizan distintos métodos -como magnetismo, presión, estiramiento y campos eléctricos- para manipular materiales sólidos de modo que absorban o liberen calor. La refrigeración ionocalórica se diferencia de la anterior en que utiliza iones para provocar cambios de fase de sólido a líquido. El uso de un líquido tiene la ventaja añadida de que el material se puede bombear, lo que facilita la entrada y salida de calor del sistema, algo que ha sido difícil para la refrigeración en estado sólido.

Lilley y el autor correspondiente, Ravi Prasher, investigador afiliado del Área de Tecnologías Energéticas del Laboratorio de Berkeley y profesor adjunto de ingeniería mecánica en la UC Berkeley, expusieron la teoría en que se basa el ciclo ionocalórico. Calcularon que tiene potencial para competir o incluso superar la eficiencia de los refrigerantes gaseosos de la mayoría de los sistemas actuales.

SAL DE YODO Y SODIO

También demostraron experimentalmente la técnica. Lilley utilizó una sal hecha con yodo y sodio, junto con carbonato de etileno, un disolvente orgánico habitual en las baterías de iones de litio.

“Existe la posibilidad de conseguir refrigerantes que no sólo tengan un GWP [potencial de calentamiento global] cero, sino que tengan un GWP negativo”, afirma Lilley. “Un material como el carbonato de etileno podría ser carbono negativo, porque se produce utilizando dióxido de carbono como insumo. Así podríamos utilizar el CO2 procedente de la captura de carbono”.

Al hacer pasar corriente por el sistema, los iones se mueven y cambia el punto de fusión del material. Cuando se funde, el material absorbe calor del entorno, y cuando se retiran los iones y el material se solidifica, devuelve calor. El primer experimento mostró un cambio de temperatura de 25 grados centígrados utilizando menos de un voltio, una elevación de temperatura mayor que la demostrada por otras tecnologías calóricas.

“Hay tres cosas que intentamos equilibrar: el GWP del refrigerante, la eficiencia energética y el coste del propio equipo”, explica Prasher. “Desde el primer intento, nuestros datos parecen muy prometedores en estos tres aspectos”.

Aunque a menudo se habla de los métodos calóricos por su potencia frigorífica, los ciclos también pueden aprovecharse para aplicaciones como el calentamiento de agua o la calefacción industrial. El equipo de sigue trabajando en prototipos para determinar cómo podría escalarse la técnica para soportar grandes cantidades de refrigeración, mejorar la cantidad de cambios de temperatura que puede soportar el sistema y mejorar la eficiencia.

Fuente: Europa Press

Últimas Noticias

Continua leyendo

Ramiro Sirpa, conozcamos al creador de Bumblebee, la réplica que es la cara de un cholet

6 de febrero (Urgente.bo).- Ramiro Sirpa, artesano y dueño de Mutante, fue el encargado de traer a la vida una escultura que llamó la atención del público la anterior semana por su majestuosidad y detalle. Se trata de Bumblebee, una impresionante...

Conoce a FRIDA, el robot que plasma a pincel las ideas del artista

El Instituto de Robótica de la Universidad Carnegie Mellon ha desarrollado un brazo robótico con un pincel, que usa la inteligencia artificial para colaborar con los humanos en obras de arte. FRIDA, que debe su nombre a Frida Kahlo, son las siglas...

Hongos y bacterias que prosperan tras los incendios forestales

Investigadores de la Universidad de California Riverside (UCR) han identificado organismos diminutos que no sólo sobreviven, sino que prosperan durante el primer año tras un incendio forestal. Los hallazgos, publicados en Molecular Ecology, podrían ayudar a devolver la vida a la...