Página
Digital

Página Digital

viernes, enero 19, 2024

Potosí - Bolivia

56 años
La Potencia Informativa
Radio en Vivo
Inicio¿Sabía usted?El familiar Gecko...

El familiar Gecko está al borde de la extinción

* Este reptil sobrevive en la selva de cemento llamada Lima

La República

En medio del desorden y el bullicio predominante de Lima Metropolitana, es muy raro que las especies silvestres se dejen ver. Sin embargo, ahí están, entre nosotros, buscando alimento o nuevos refugios. Sobreviviendo.

Una de estas especies es el gecko de Lima (Phyllodactylus sentosus), un pequeño reptil que vive exclusivamente en la capital peruana. Este hábitat, que alguna vez fue un desierto costero, se ha llenado cada vez más de humanos y de cemento, lo que ha puesto al animal en riesgo de desaparecer para siempre.

El P. sentosus figura como especie en peligro crítico de extinción tanto en el Libro Rojo de la Fauna Silvestre Amenazada del Perú como en la Lista Roja de la Unión Internacional para Conservación de la Naturaleza.

Este reptil nocturno, que en edad adulta alcanza los 12 centímetros de longitud, ya habitaba el territorio limeño antes de las primeras poblaciones humanas, explica a La República el biólogo José Pérez Zúñiga, quien —en gran parte de su carrera— se ha dedicado a investigar esta especie.

“Su hábitat natural, que siempre fue el desierto, desaparece con el crecimiento de la ciudad”, describe.

Pérez es director del Proyecto Gecko de Lima, un equipo científico que en los últimos 20 años ha monitoreado la situación de la especie.

Las huacas, el último bastión del gecko limeño

Hoy, los únicos lugares despoblados en Lima Metropolitana que mantienen condiciones similares al antiguo desierto costero son las huacas y algunas lomas áridas demasiado empinadas para ser invadidas.

Casi todas las poblaciones registradas de P. sentosus se encuentran en huacas. Estos sitios arqueológicos precolombinos han quedado como “pequeñas islas de su hábitat natural”, dice Pérez. Allí, en orificios naturales o generados por las construcciones antiguas, en un entorno seco y casi desprovisto de vegetación, la especie prospera.

La mayoría de huacas alberga poblaciones de apenas 20 ejemplares. En tanto, las más numerosas, con hasta 400 ejemplares, se han hallado en las huacas San Marcos, Pucllana y Mateo Salado.

Sin embargo, al estar aisladas las poblaciones, se produce la endogamia. Esto significa que se reproducen entre parientes cercanos, lo cual trae como consecuencia la aparición de malformaciones genéticas, señala el experto.

Estas adversidades, sumadas a la reducción y destrucción de su hábitat y los ataques de especies introducidas por la presencia humana, como las ratas y los gatos, está ocasionando una reducción progresiva del número de geckos.

Asimismo, su reproducción es lenta. Se aparean una vez al año y ponen un solo huevo. Y como si eso no bastara para una especie en peligro crítico de extinción, a veces los adultos devoran a los más jóvenes.

Conservar la especie, una carrera contra el tiempo

“Hemos realizado proyecciones a futuro y pronosticamos que las poblaciones pequeñas de geckos, que son la mayoría, se extinguirían en las próximas décadas”, lamenta Pérez. Por ello, el equipo ya ha puesto en marcha un plan de conservación.

Veterinarios de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), quienes son parte del proyecto, han desarrollado un protocolo para mantener a los geckos de Lima en cautiverio, de modo que se puedan reproducir de forma segura.

En tanto, biólogos de la Universidad Mayor de San Marcos (UNSMSM) realizan estudios moleculares para determinar qué población sería genéticamente más adecuada para conservar o para juntar con otros grupos.

Aun así, “el panorama es complicado, ya que se conoce muy poco del P. sentosus”, admite Pérez, quien es docente en ambas universidades.

Por ejemplo, para tener una población de estos pequeños reptiles en cautiverio, se necesita conocer su dieta, la cual aún no pueden descifrar del todo.

“Para saber lo que come una especie se disecan algunos ejemplares. Sin embargo, en este caso, no podemos sacrificar ningún gecko por estar en peligro de extinción. Entonces, solo podemos deducir su dieta a través de las heces o de especies relacionadas”, explica.

Así, han resuelto hasta ahora que el P. sentosus se alimenta principalmente de insectos, arañas y ácaros.

El otro frente del equipo, en su lucha por conservar esta especie, se basa en campañas de difusión, talleres y exposiciones dirigidas a niños y adultos. El objetivo es concientizar a la población sobre la situación crítica que enfrenta este raro lagarto y la importancia de salvar a un animal que no encontrarán en ninguna otra parte del planeta.

Uno de los consejos que más destacan los investigadores es tener cuidado con los montículos de basura o desmonte que han permanecido por un tiempo en las huacas, ya que allí pueden haber varios refugios de geckos.

También advierten respecto a las antiguas creencias relacionadas al gecko, las cuales atentan contra su existencia.

“Existe un mito en Lima de que los geckos son venenosos. Esto se debe probablemente a sus ojos, que evocan la cabeza de una serpiente. Sin embargo, el gecko de Lima no ataca ni causa daño al tocarlo”, aclara Pérez.

Por último, el investigador recuerda a las personas que estos animales son estrictamente silvestres. No pueden volverse mascotas.

Últimas Noticias

Continua leyendo

Meta y Facebook, en el ojo del huracán: 100.000 niños son acosados cada día en internet

El gigante tecnológico se enfrenta a una demanda importante por no proteger a los menores de los depredadores sexuales. La compañía niega las acusaciones Documentos internos de Meta advierten que cada día aproximadamente unos 100.000 niños son víctimas de acoso...

Luz verde para el primer filete cultivado a partir de células

El año pasado se aprobó la carne cultivada de pollo y ahora, por primera vez, la carne cultivada vacuna ha obtenido su aprobación. Menos de un año atrás, Estados Unidos aprobó la venta de carne de pollo cultivada en laboratorios....

Yann LeCun, científico jefe de IA de Meta: “Una inteligencia artificial de nivel humano va a llevar mucho tiempo”

Nick Clegg, presidente de Asuntos Globales de la compañía estadounidense, y el líder de la investigación piden que la regulación no se precipite en una conversación con EL PAÍS y otros cuatro medios en Davos El extraordinario potencial y los enormes...