Ministro Molina demanda ante Tribunal de Ética de la Cámara Baja a la diputada Campero por difamación

UCOM-MHE

El ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina Ortiz, presentó una demanda ante el Tribunal de Ética de la Cámara de Diputados contra la diputada suplente de Comunidad Ciudadana (CC) Luciana Campero por difamación al haber levantado su nombre y el del Ministerio de Hidrocarburos y Energías con falsas acusaciones.

“Ya hemos iniciado una denuncia ante el Tribunal de Ética (…), vamos a ir tras estas personas que lo único que hacen es hacer acusaciones falsas y difamar a las personas, y en este juego no vamos a caer”, manifestó la autoridad.

Asimismo, el ministro advirtió que hay otros actores que están detrás de todo este montaje y que tendrían intereses que van más allá: el litio, un recurso estratégico de interés mundial por el cual en 2019 ya se gestó en Bolivia un golpe de Estado.

“Vamos a iniciar todas las acciones que corresponden ante la justicia y no voy a quedar tranquilo hasta que las personas que tienen que ver con estas falsas acusaciones estén tras las rejas”, sentenció Molina.

En 2019, Bolivia sufrió un golpe de Estado impulsado por intereses externos y políticos de derecha que obedecen al imperio precisamente para frenar la estrategia de Bolivia de industrializar el litio por sí misma. “Hay a quienes no les conviene que este proyecto nacional avance debido a que podrían perder el control sobre este recurso tan estratégico”, señalaba Molina en una conferencia de prensa el pasado 7 de junio de la presente gestión.

Incoherencias en la denuncia

El ministro dijo que no se entiende por qué se involucra al Ministerio de Hidrocarburos y Energías y a su autoridad en una denuncia que carece de fundamentos y que además surgió de un sindicato inventado.

“Esta denuncia está fuera de contexto toda vez que el Ministerio de Hidrocarburos es cabeza de sector de las entidades que se encuentran bajo tuición. Vale decir que mi persona no interviene en los procesos de contratación que realizan estas entidades, como Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB). Esta empresa tiene autonomía administrativa de gestión legal, por tanto, cualquier proceso de contratación que realice es competencia de la propia institución y no del ministerio”, explicó Molina.

La autoridad reiteró que YLB tiene sus propios procedimientos internos y un comité de selección para estos procesos de licitación, que se enmarcan en al Decreto Supremo 181.