Página
Digital

Página Digital

miércoles, febrero 8, 2023

Potosí - Bolivia

56 años
La Potencia Informativa
Radio en Vivo
Inicio¿Sabía usted?Paradoja de Fermi...

Paradoja de Fermi ¿estamos realmente solos en el universo o más bien somos nosotros los observados?

Por décadas, se ha intentado resolver el inquietante misterio sobre si existe vida extraterrestre en la Tierra o finalmente estamos solos, una paradoja que mantiene alerta a los científicos y que ha motivado a distintas misiones espaciales con el objetivo de encontrar otros seres inteligentes en el espacio exterior.

Desde el desarrollo de las ciencias del espacio es frecuente preguntarse sobre si hay vida en otros planetas o en realidad estamos solos en el Cosmos. Al momento, y tras siglos de historia, nadie ha podido responder aquella incógnita, que se traduce a una interesante paradoja: la paradoja de Fermi.

Los científicos se basan en la lógica y los hechos. Estos últimos, por ejemplo, dan cuenta de una cantidad incontable de estrellas en el universo, así como galaxias y planetas. También confirman que la NASA ha descubierto más de 5.000 planetas desde que fue fundada, pero hasta ahora no se conoce si en alguno de ellos hay vida. Frustrante y desolador.

La lógica además plantea que nunca podríamos conocer a una civilización extraterrestre, considerando las distancias en años luz que nos separan de otras galaxias. De hecho, la galaxia más cercana a nuestro Sistema Solar se encuentra a 28.000 años luz y solo un año luz corresponde a 9 billones de kilómetros.

 

Paralelo a esta problemática, está lo que queda del Sistema Solar, puesto que la Tierra será tragada en unos 5 mil millones de años, cuando el Sol se convierta en una “gigante roja” y absorba los planetas a su alrededor. Esto ocurriría mucho antes que extraterrestres de la galaxia más cercana lograran viajar a la Tierra.

A esto se suma el hecho de que el cambio climático y la explotación están terminando con los recursos, de los cuales depende la humanidad, como agua, comida y aire limpio, por lo que podría extinguirse mucho antes.

Todo lo anterior crea una incógnita llena de contradicciones, y así lo expone la paradoja de Fermi, planteada en 1950 por el científico Enrico Fermi.

¿Qué es la paradoja de Fermi?

El físico propuso que las estimaciones que afirman que hay una alta probabilidad de vida inteligente en el universo observable, no coinciden con la ausencia de evidencia de estas civilizaciones.

Aquello fue en los 50, hace exactamente 72 años. Al 2022 los científicos continúan sin evidencia de vida, bajo el consuelo de que los 5.000 planetas descubiertos por la NASA, sin contar los de otras agencias espaciales alrededor del mundo, son una cantidad mínima del universo observable, que no es el todo.

En perspectiva, la ciencia hasta ahora estima que en el Cosmos, hay unos 100 mil millones de galaxias, en cada una de esas galaxias hay unos 100 mil millones de estrellas y por cada estrella existen entre 1 a 9 planetas.

inconmensurables cifras, es posible que la paradoja de Fermi nunca encuentre solución mientras la humanidad viva en la Tierra.

Así como también es posible que -si tenemos suerte- la NASA u otro organismo de ciencias espaciales descubra un planeta con las condiciones para albergar vida, sin llegar a comprobar si esta existe y sin lograr una comunicación con “ellos”, por la distancia que nos separe.

 

Algunas soluciones a la paradoja de Fermi

Desde este planteamiento son varias las teorías que han intentado levantar los expertos para explicar el por qué de la no comunicación y/o reconocimiento de la vida extraterrestre. Algunas de las hipótesis más famosas son bastante lógicas y otras más cercanas a la ficción.

En 1961, solo 10 años después de la paradoja de Fermi, el radioastrónomo Frank Drake desarrolló la llamada Ecuación de Drake, que intenta estimar el número de civilizaciones que podrían existir y dio resultados abundantes en su momento y posteriormente cuando fue analizada por pares.

Sin embargo, aun con resultados positivos, algunos científicos que analizaron a Drake determinaron que en su momento no consideró el hecho de que una civilización nace y muere. Por lo que el cálculo tendría muchas variantes.

Con la misma ecuación en 2015, astrónomos del Space Telescope Science Institute, propusieron que los planetas en el universo similares a la Tierra aún no se forman. En este caso, la conclusión sería que los humanos de la Tierra somos unos de los primeros en existir y aún estamos medianamente solos en el Cosmos.

 

Otras teorías suponen que los extraterrestres están demasiado lejos para hacer contacto con ellos, sobre todo considerando que las comunicaciones en la Tierra no alcanzan un radio ni siquiera del diámetro de la Vía Láctea, que son 150.000 años luz.

Para que las señales se expandieran en esas magnitudes, tendrían que viajar a la velocidad de la luz, algo que la humanidad aún no logra descifrar. Ahora, si es que los alienígenas lo hicieran primero, la posibilidad de ser alcanzados por una señal en el futuro cercano es bastante baja.

Otras ideas más cercanas a la ficción también sugieren que, las otras civilizaciones serían mucho más avanzadas y en vez de comunicarse se dedicarían a observarnos, considerándonos un área salvaje del universo.

Así mismo hay otros expertos que, al carecer de pruebas concretas, simplemente descartan la posibilidad de que haya vida en otros planetas. Aunque aquello se considera extremista por la inmensidad del Cosmos.

inconmensurables cifras, es posible que la paradoja de Fermi nunca encuentre solución mientras la humanidad viva en la Tierra.

Así como también es posible que -si tenemos suerte- la NASA u otro organismo de ciencias espaciales descubra un planeta con las condiciones para albergar vida, sin llegar a comprobar si esta existe y sin lograr una comunicación con “ellos”, por la distancia que nos separe.

 

Algunas soluciones a la paradoja de Fermi

Desde este planteamiento son varias las teorías que han intentado levantar los expertos para explicar el por qué de la no comunicación y/o reconocimiento de la vida extraterrestre. Algunas de las hipótesis más famosas son bastante lógicas y otras más cercanas a la ficción.

En 1961, solo 10 años después de la paradoja de Fermi, el radioastrónomo Frank Drake desarrolló la llamada Ecuación de Drake, que intenta estimar el número de civilizaciones que podrían existir y dio resultados abundantes en su momento y posteriormente cuando fue analizada por pares.

Sin embargo, aun con resultados positivos, algunos científicos que analizaron a Drake determinaron que en su momento no consideró el hecho de que una civilización nace y muere. Por lo que el cálculo tendría muchas variantes.

Con la misma ecuación en 2015, astrónomos del Space Telescope Science Institute, propusieron que los planetas en el universo similares a la Tierra aún no se forman. En este caso, la conclusión sería que los humanos de la Tierra somos unos de los primeros en existir y aún estamos medianamente solos en el Cosmos.

 

Otras teorías suponen que los extraterrestres están demasiado lejos para hacer contacto con ellos, sobre todo considerando que las comunicaciones en la Tierra no alcanzan un radio ni siquiera del diámetro de la Vía Láctea, que son 150.000 años luz.

Para que las señales se expandieran en esas magnitudes, tendrían que viajar a la velocidad de la luz, algo que la humanidad aún no logra descifrar. Ahora, si es que los alienígenas lo hicieran primero, la posibilidad de ser alcanzados por una señal en el futuro cercano es bastante baja.

Otras ideas más cercanas a la ficción también sugieren que, las otras civilizaciones serían mucho más avanzadas y en vez de comunicarse se dedicarían a observarnos, considerándonos un área salvaje del universo.

Así mismo hay otros expertos que, al carecer de pruebas concretas, simplemente descartan la posibilidad de que haya vida en otros planetas. Aunque aquello se considera extremista por la inmensidad del Cosmos.

En esta ardua tarea también es relevante el Telescopio Espacial Kepler, diseñado especialmente para identificar y clasificar exoplanetas con su luz infrarroja de alto alcance y lanzado al espacio en 2009.

Finalmente en 2021, se lanzó el Telescopio Espacial James Webb (JWST), como continuación al Hubble, lanzado en 1990 y pronto a apagarse. El James Webb alcanza una potencia mucho mayor y actualmente se dedica a la observación del espacio profundo y la búsqueda de planetas con vida.

Con solo 4 meses desde que terminó de acomodarse en órbita ya ha deleitado con increíbles vistas del espacio profundo y además, gracias a él los astrónomos por primera vez lograron identificar la composición química de la atmósfera de un exoplaneta.

Esto último sería un punto clave para continuar buscando vida, puesto que hará más fácil determinar en qué planetas vale la pena continuar estudiando las posibilidades, así como otras respuestas del Cosmos que hasta hoy continúan en incógnitas.

Fuente: BIOBIO CHILE

Últimas Noticias

Continua leyendo

Ramiro Sirpa, conozcamos al creador de Bumblebee, la réplica que es la cara de un cholet

6 de febrero (Urgente.bo).- Ramiro Sirpa, artesano y dueño de Mutante, fue el encargado de traer a la vida una escultura que llamó la atención del público la anterior semana por su majestuosidad y detalle. Se trata de Bumblebee, una impresionante...

Conoce a FRIDA, el robot que plasma a pincel las ideas del artista

El Instituto de Robótica de la Universidad Carnegie Mellon ha desarrollado un brazo robótico con un pincel, que usa la inteligencia artificial para colaborar con los humanos en obras de arte. FRIDA, que debe su nombre a Frida Kahlo, son las siglas...

Hongos y bacterias que prosperan tras los incendios forestales

Investigadores de la Universidad de California Riverside (UCR) han identificado organismos diminutos que no sólo sobreviven, sino que prosperan durante el primer año tras un incendio forestal. Los hallazgos, publicados en Molecular Ecology, podrían ayudar a devolver la vida a la...