IDIF ratifica que Basilio Titi Tipolo falleció por asfixia con «bolo de coca»

Idif - Nayra Padilla / Cadaver de Basilio Titi al ser transportado del Cies / Kollasuyo Digital

Fue informado en conferencia de noticias

Sucre, Kollasuyo Digital

El pasado 8 y 9 de noviembre, la ciudad de Potosí fue el escenario de violentas jornadas de enfrentamiento entre las delegaciones campesinas simpatizantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), que arribaron a la ciudad capital para desmovilizar a la población que protagonizaba bloqueos en gran parte de la urbe, ante estas intenciones cargadas de  violencia miles de potosinos reaccionaron desatando fuertes enfrentamientos entre ambos sectores.

En horas de la noche se daba a conocer el deceso de una persona, que según develaban fuentes estaba en Clinica Cies ubicada en calle Cobija, por lo que este medio se constituyó en el lugar para evidenciar la veracidad del hecho.

El médico de turno, afirmó que dos personas en estado crítico fueron ingresados al recinto, pero no quiso brindar mayores detalles, asegurando que serán autoridades pertinetes quienes brinden un informe oficial.

Después de una larga espera, un vehículo del Ministerio Publico ingresa a la clínica para tiempo después salir de manera presurosa descendiendo calle Cobija, en ese intermedio Kollasuyo logra captar imágenes del cuerpo sin vida de una persona de sexo masculino que era transportada en la parte posterior del motorizado junto a una montera típica de Norte Potosí.

Posterior a este hecho se advirtió la presencia de tres personas en la puerta del Cíes, entre ellos el asesor legal de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, Nicolás Machicado, que daba a conocer cuales pudieron haber sido las causas de la muerte del desafortunado joven y resaltando que no se observaron “rastros de violencia”.

Horas después, las autoridades competentes como la Fiscala Departamental, Roxana Choque, Patricia Álvarez en su calidad de Médico Forense que además firma el certificado de defunción, ratificaban las versiones anterionmente vertidas, identificando al cadaver como Basilio Titi Tipolo, siendo las causas de la muerte una asfixia por bolo de coca, que tiempo después también fue anunciado por la defensora del pueblo.

El 10 de noviembre la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos en Potosí, junto a la Federación Sindical  de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa, rechazaron estas conclusiones, manifestando que Titi perdió la vida a consecuencia de “múltiples golpes”, que incluso se advertían heridas “punzocortantes”, responsabilizando  del hecho al Comité Cívico Potosinista (Comcipo), planteando así una “segunda autopsia”, que fue ejecutada en el Hospital Daniel Bracamonte la jornada del 13 de noviembre, fecha en la que el cuerpo de Basilio aún no era sepultado.

Hoy lunes 15 de noviembre en una conferencia de noticias en la ciudad de Sucre, el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) a la cabeza de Nayra Padilla, brindó detalles del examen practicado al cadáver del joven de 21 años, aclarando que esta conto con la participaron de los familiares del occiso, médicos forenses y otras autoridades.

“De los hallazgos de la autopsia, se pudo evidenciar cianosis (cambio de coloración en la piel y mucosas), los cuales son propios de los síndromes de asfixia. En la cavidad oral,  se observaron restos de contenido alimentario correspondiente a cúmulo bolo de hoja de coca semidigerida, en abundante cantidad en la faringe, laringe y el tercio superior de la tráquea, cuyo conjunto configuran anatómicamente las vías aéreas superiores, obstruyendo las mismas e impidiendo el paso natural del flujo del aire hacia los pulmones”, informo.

La autoridad recalco que el examen médico forense fue aplicado por el IDIF a solicitud del ministerio público, el pasado 9 de noviembre a seis horas del fallecimiento y no existe orden judicial o requerimiento alguno referido a algún segundo examen, también hizo énfasis en que los golpes y lesiones “superficiales”, que se advierten en el cráneo son producto de una caída.

En redes sociales circularon presuntas imágenes del cuerpo en la segunda autopsia, donde incluso exhibían sus partes íntimas y responsabilizaban del hecho a los miembros del comité cívico y a la ciudadanía de potosina, asegurando que el joven hubiera sido torturado, golpeado hasta la muerte.